• Cafés Il Gondolero
  • Cafés Il Gondolero
  • Cafés Il Gondolero
  • Cafés Il Gondolero
  • Cafés Il Gondolero

CONCEPTOS

 

> La Cafetera Exprés

Fundamentalmente existen dos tipos de cafetera exprés, cuya diferencia radica en la forma de conseguir la presión necesaria para la extracción del café:

  • Manuales: La presión se obtiene mediante la acción de una palanca.
  • Automáticas: La presión la proporciona automáticamente un grupo de presión llamado “erogador”.

La principal ventaja de las máquinas automáticas sobre las manuales consiste en que con ellas, se consiguen cafés más homogéneos y de una calidad uniforme.

 

Sistemática

 

> El molinillo

Los molinillos de café se basan en la acción de dos muelas que van triturando el café contenido en una tolva de alimentación y que se va depositando en un recipiente que dispone de un dosificador regulable.

Una condición indispensable para una buena extracción es una correcta molienda y tanto es así, que el éxito real de un café depende, casi absolutamente, de la eficacia del binomio que forman cafetera y molinillo.

 

> El café Torrefacto

Es el café al que se le añade azúcar hacia el final del proceso de tueste. La ley permite una adición máxima de 15 Kg. de azúcar por cada 100 Kg. de café verde. El café verde del que se parte para el tueste natural y torrefacto es el mismo.

Esta modalidad de tostado de café con azúcar es exclusiva de España, Portugal y México.

La función del torrefacto es obtener un café más fuerte de sabor y color más negro, que será tomado solo o mezclado con distintas porciones de café tueste natural, según los hábitos de consumo de cada región.

 

> La Cafeína

Al margen de otros componentes que le dan el aroma y sabor, el efecto estimulante del café está determinado por un alcaloide: la cafeína.

El café tomado con moderación es un tónico excepcional. Ejerce una acción sobre el sistema nervioso, muscular, circulatorio y digestivo. La cafeína estimula la percepción, acelera el sistema cardíaco, activa la digestión y aumenta la motricidad intestinal. Incluso beneficiaal sistema renal al favorecer la acción diurética de los riñones.
Los efectos de la cafeína empiezan media hora después de ser tomado el café y se prolongan de 3 a 6 horas según la persona.

Tres tazas de café al día (50 mg. de cafeína por taza) no suponen ningún riesgo en consumidores sanos.

No obstante, el café tomado en exceso puede perjudicar la salud, afectando al sistema cardíaco y nervioso. En dosis diarias superiores a 500/600 miligramos de cafeína (seis a diez tazas de café) se puede llegar a una situación de intoxicación leve o cafeinismo (insomnio, nerviosismo, taquicardias o palpitaciones, etc...)

 

> El café descafeinado

Para aquellos amantes del café que por razones médicas o de gran consumo deben ingerir dosis bajas de cafeína, se creó el café descafeinado.

En el proceso de fabricación del café descafeinado se seleccionan y combinan distintos orígenes y variedades de cafés verdes. Este es tratado en agua con disolventes naturales, eliminados posteriormente, logrando así rebajar considerablemente su contenido en cafeína (hasta un 95%). Posteriormente, es tostado como cualquier otra variedad, teniendo el mismo aroma y sabor que un café normal.

 

> El café soluble

El hombre del siglo XX se caracteriza por su búsqueda de la eficacia y la comodidad. Con la invención del café soluble es posible preparar un café al instante.

Tras numerosas experiencias, en 1.937 NESTLÉ produjo el primer café liofilizado (NESCAFÉ). Instaló su primera factoría en Suiza, y en 1.939 montó otras plantas en Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. Con la entrada de Estados Unidos en la segunda Guerra Mundial, el café soluble pasó a formar parte de las vituallas de su ejército, siendo rápidamente conocido en todo el mundo.

En el proceso de producción del café soluble se seleccionan una mezcla de variedades para obtener un sabor determinado de café soluble, se tuesta y se muele.

Recién molido, se introduce en grandes filtros por los que circulan corrientes de agua caliente, que arrastran la parte soluble del café, obteniéndose un café líquido muy concentrado.

Para extraer el agua y retener exclusivamente las materias solubles del café, existen dos métodos:

  • Atomización, mediante calor.
  • Liofiliación, mediante el frío y el vacío.

 

« Volver

© 2008 Cafés Il Gondolero | Diseño web: Hexel Anzeigen